7.6.16

La policía chavista volvió a atacar con gas pimienta al líder opositor Henrique Capriles


Henrique Capriles en la movilización opositora (EFE)










El ex candidato presidencial de Venezuela participaba en una movilización para exigir celeridad en el referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro cuando la Guardia Nacional Bolivariana comenzó a reprimir. Semanas atrás también había sido agredido


Al acercarse al cordón policial, cerca de la Universidad Bolivariana en Bello Monte, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana intentaron dispersar a los manifestantes, entre los que estaba Henrique Capriles. Según El Nacional, la arremetida de los cuerpos policiales alcanzó a los reporteros de los medios de comunicación.
La oposición se encontró hoy con una barricada de la policía antimotines, que bloqueó la marcha de un millar de personas que intentaban avanzar hacia la sede del poder electoral para exigir un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.
Henrique Capriles en la movilización opositora (EFE)
Protegidos con escudos, chalecos y cascos, efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), a fuerza de gas pimienta,hicieron retroceder a los manifestantes, que apenas lograron avanzar un kilómetro desde su punto de partida, en el sector de Bello Monte, este de Caracas, en su intento por llegar a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), en el centro de la capital venezolana.

"Cobardes", "ustedes también están pasando hambre", "traidores", "ustedes son pueblo también", gritaban algunos manifestantes a los uniformados, mientras otros se dirigían hacia vías alternas.
"Revocatorio", "Este gobierno va a caer", coreaban los que estaba marchando, algunos de los cuales llevaban piedras y palos, y muchos ataviados con gorras con los colores de la bandera venezolana.
La manifestación se realiza antes de que dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se reúnan a las 19:00 GMT con las autoridades electorales, las que deberán informar la fecha de inicio de la validación de un mínimo de 200.000 firmas –de los 1,8 millones que se presentaron el 2 de mayo– requeridas como primer paso para activar el revocatorio.

La MUD presiona para que el CNE, al que acusa de servir al Gobierno y de demorar el proceso, fije una fecha para la ratificación de las firmas a fin de seguir con el siguiente paso de recolectar cuatro millones de rúbricas, necesarias para que las autoridades electorales convoquen a referendo.
La oposición busca que la consulta sea antes de enero de 2017, cuando se cumplen cuatro años del mandato presidencial, pues si Maduro lo pierde, se llamará a elecciones. Si el referendo se hace el próximo año sería sustituido por el vicepresidente, nombrado por el gobernante.